miércoles, 17 de diciembre de 2014

Kms

"Estás loca" sí, esas dos palabras son con las que todo el mundo me contesta cuando les digo que mi novio vive a más de 2000 kilómetros de mi y que nos vemos cada dos meses y medio más o menos, sin embargo con él llevo casi año y medio, poco para todo lo que nos queda juntos. También suelen hacerme las preguntas de: "¿y si te ha puesto los cuernos o te los está poniendo ahora?" Y pienso: ya tiene que estar muy mal de la cabeza alguien para comerse 4000 kilómetros en avión que equivalen a 6 horas sentado en un sillón súper incómodo, más cuatro horas en coche para venir de Barajas a San Clemente... (Todo esto es el conjunto de ida y vuelta) Más las molestias en gastar las vacaciones EN MI! Esto es pensándolo fríamente, porque si eres un poco inteligente sabrás que el amor no entiende de edades, de géneros, ni mucho menos de distancias... Que dos personas adultas con capacidad de razonar, ni se les pasa por la cabeza ser infiel a su pareja, aun estando en la otra punta del mundo. Con esto quería desahogarme un poco porque ya sabemos que días mimosos tenemos todos y yo necesitaba soltarlo. La conclusión de este testamento es que: el amor NO se escoge, a esa persona NO la elegimos y en el corazón NO se manda. Así que cuando os paréis a pensar en mi situación o en cualquier otra parecida y no seáis capaces de poneros en mi luegar y entenderme, lo siento, pero aún no sabéis lo que la palabra amor significa en su totalidad.