viernes, 27 de marzo de 2015

Tres meses y diez días desde la última vez.

Hoy la he visto. No imaginaba que una película iba a ser capaz de estremecerme tanto, por esto he sentido la necesidad de escribir otra vez. Miro el teclado y él me mira a mi, no sé las palabras más adecuadas para expresar todo lo que he sentido en esas dos horas, ni mucho menos lo que he sentido después.
Tristeza, compasión, preocupación, deseo, no, todo esto se queda pequeño.
Quizás haya conectado tanto con una película que trata sobre la vida porque creo que yo la vivo a ratos y no las 24 horas de estos 20 años que tengo. También porque ella empieza por tener una simple tiroides y acaba con varios tumores, no quiere decir que me vaya a obsesionar con mi tiroides ni mucho menos, simplemente me ha hecho conectar por x cosas.
Me da pena que vivamos tan a espaldas de la muerte, si fuésemos conscientes de que NO estaremos eternamente viendo el cielo, saliendo con los amigos, respirando, viviendo... Disfrutaríamos más, nos preocuparíamos menos y sobretodo valoraríamos tanto el ahora ahorrándonos lamentaciones después...
En fin, hoy he llorado con ''Bajo la misma estrella'', y aunque llorar esté asociado con tristeza, ha sido maravilloso.
Reír, correr, llorar, amar... Porque no sabéis cuándo será la última vez que lo hagáis.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Kms

"Estás loca" sí, esas dos palabras son con las que todo el mundo me contesta cuando les digo que mi novio vive a más de 2000 kilómetros de mi y que nos vemos cada dos meses y medio más o menos, sin embargo con él llevo casi año y medio, poco para todo lo que nos queda juntos. También suelen hacerme las preguntas de: "¿y si te ha puesto los cuernos o te los está poniendo ahora?" Y pienso: ya tiene que estar muy mal de la cabeza alguien para comerse 4000 kilómetros en avión que equivalen a 6 horas sentado en un sillón súper incómodo, más cuatro horas en coche para venir de Barajas a San Clemente... (Todo esto es el conjunto de ida y vuelta) Más las molestias en gastar las vacaciones EN MI! Esto es pensándolo fríamente, porque si eres un poco inteligente sabrás que el amor no entiende de edades, de géneros, ni mucho menos de distancias... Que dos personas adultas con capacidad de razonar, ni se les pasa por la cabeza ser infiel a su pareja, aun estando en la otra punta del mundo. Con esto quería desahogarme un poco porque ya sabemos que días mimosos tenemos todos y yo necesitaba soltarlo. La conclusión de este testamento es que: el amor NO se escoge, a esa persona NO la elegimos y en el corazón NO se manda. Así que cuando os paréis a pensar en mi situación o en cualquier otra parecida y no seáis capaces de poneros en mi luegar y entenderme, lo siento, pero aún no sabéis lo que la palabra amor significa en su totalidad.

miércoles, 8 de octubre de 2014